sábado, 7 de mayo de 2011

El infiel

El infiel no se hace, nace...

El infiel va por la vida buscando adrenalina, momentos clandestinos, amores prohibidos. El infiel ataca camas de otros y roba besos sin rostros, como he escuchado por ahí. El infiel no es perfecto, no pretende ser perfecto, y nunca lo será.

El infiel se enamora una, dos, tres, cuatro veces. El infiel puede llegar al altar, al registro civil, pero seguirá siendo igual. Quien sea víctima formal del infiel deberá aceptar las reglas de su juego. Claro, cuando lo sepa será demasiado tarde.

Quien quiera estar junto a un infiel, sea porque se enamoró, o porque de víctima pasó a ser pareja, también deberá aceptar las reglas de su juego, y por qué no, pagarle con la misma moneda. No deberá pedir explicaciones ante perfumes que no son propios, manchas en la ropa, llegadas después de hora. La nueva víctima formal deberá crear su propio juego, claro, a escondidas del infiel.

El infiel va por la vida limpio, con su conciencia en paz, quizás hasta juzgando a sus colegas infieles. Si el peca es palabra santa, pero si peca quien está a su lado o su pareja, juzga y condena.

El infiel se enoja cuando se le menciona a su pareja. Sea por lo que sea. Porque la sola mención corta su fantasía furtiva o le provoca remordimientos. El infiel puede involucrarse con las parejas de otros, pero que nadie se involucre con la suya.

Al infiel no se lo cela. Tiene tantas conquistas bajo su manga que sería un círculo interminable de celos. Ya su condición no da lugar a celos, a escenas sin sentido. Después de todo... Qué explicación se le puede pedir a alguien que va por el mundo dando muestras gratis de su amor??? Tan mínimas, tan escasas, tan gratuitas, tan efectivas como cualquier muestra comercial barata y de libre distribución. Como el infiel.

El infiel porta altanería, imponencia al mundo, una sonrisa perversa como arma letal ante los débiles. Ego, mucho ego, y confianza en sí mismo para obtener lo que desea, lo que le antoja el momento.

El infiel no se conforma con una sola víctima, necesita tener para escoger. Una víctima en cada lugar, a cada hora, en cada día de la semana. El infiel necesita tener cubierta su cuota de amor para cuando no está junto a su pareja.

El infiel confunde. Regala amor al mejor postor, caricias escondidas, besos a medias, palabras vagas y sin sentido, miradas perversas. El infiel no se ama a sí mismo. El infiel necesita ser el centro de atención, que todos lo amen, que todos lo deseen. El infiel necesita su autoestima por las nubes para seguir siendo infiel.

En simples palabras: el infiel no nace, se hace...

martes, 3 de mayo de 2011

All that I need is this moment to send me away with a smile on my face. I tried to leave but I turn back, on my heart remains a trace.

All that I seek is this moment, all day in my mind I recreate. If there was a way to get back this feeling of chase, of chase...

("Todo lo que necesito es este momento para mandarme lejos con una sonrisa en mi rostro. Traté de irme pero di vuelta de regreso, en mi corazón sigue quedando tu recuerdo.

Y todo lo que busco es este momento, que todo el día en mi mente recreo. Si hubiera una forma de regresar el tiempo, este sentimiento de perseguir por perseguir.")