miércoles, 21 de septiembre de 2011

Catarsis de Primavera

Hoy no es Primavera para mí...

Y así fue siempre. Este sentimiento de desolación que me invade cada 21 de Septiembre no se quita con el paso de los años...

Pararme bajo el sol y sentir como su calor no quita ese frío que recorre mi cuerpo. Sentir como mi mirada se pierde en el final de la calle, con la mente en blanco, y unas ganas de llorar que no puedo formalizar. El habla se convierte en balbuceo de palabras vagas y sin sentido, que repito casi de memoria. Hoy, la sonrisa es un ejercicio que duele, me duele pensar, me duele recordar, me duele sobrevivir.

Siento cada respiración como si fuese la última, veo el vacío y me dan ganas de lanzarme, de dejar todo como está, y que el mundo siga adelante. Un sentimiento algo suicida, que sólo puede provocar el día más colorido del año.

Hoy, como cada año, no es una feliz Primavera para mí, dejemos esa frase para la gente que no tiene nada que decir, y remata ese vacío verbal con un 'Feliz Primavera'. Este año no voy a caer en eso, no voy a celebrar algo que no siento, y que nunca he sentido. La Primavera será feliz para mí en el transcurso de ella, pero el primer día nunca...

Que estas doce horas que restan se pasen volando, es mi mayor deseo, aunque sé que como cada año, las secuelas persisten algunos días más... Me quedaré con mi sonrisa al revés, con este frío que el Inverno dejó en mi, y me sentaré a esperar que todo esto termine de la mejor manera posible como cada año...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada