martes, 30 de noviembre de 2010

Catarsis telefónica

Hoy voy a hablar de algo que me rompe soberanamente las pelotas: esa gente que tiene el dedo mas grande que el culo y marca cualquier cosa (léase mi teléfono) menos el número de la persona con quien desea hablar.

Para empezar, aclaro: mi número particular no figura en guias telefónicas y nadie, salvo miembros selectos de mi familia y círculo social (!!??), tiene el número de mi casa. Por ende, cuando suena en un horario irregular (mi familia es predecible a la hora de llamar) ya sé que no es para mí.

Empecemos hablando de Carlos. Carlos es el ex titular de mi número telefónico. Sabemos que al dar de baja una línea, Telefónica 'recicla' el número y lo entrega a un nuevo usuario. Los primeros meses, casi diría el primer año, han preguntado por Carlos numerosas personas y/o empresas como Vomistar entre otras. Hasta que un día, hablando con una operadora de Vomistar la increpo, luego de recibir varias llamadas de la compañía preguntado por este individuo: 'decime... Carlos les debe no???' La operadora se reía y me preguntaba por qué le estaba preguntando eso (valga la redundancia), a lo que le respondo 'porque ya estoy podrida de que me llamen preguntando por él!!!' A cada uno que llamaba pidiendo por Carlos, le preguntaba lo mismo, cada vez con tono mas disgustado y aclarándoles que borren ese número de sus agendas, porque AHORA LA LÍNEA ES MÍA!!! Con el pasar de los meses han dejado de llamarme, quien sabe a cuantos acreedores habrá cagado Don Carlos...

Creida que el asunto de Don Carlos había terminado, hace cosa de un par de meses tengo que soportar que me llamen las mamás amigas de la mamá de Federico. Lo que primero fueron 'No, equivocado' fueron mutando en 'Si, ya sé, pero está equivocado' y las últimas veces en 'Decile a la mamá de Federico que está dando el número de mi casa, que te dé bien el número porque siempre me llaman a mí'. Por suerte estas madres al pedo, víctimas de una cadena telefónica pedorra de jardín de infantes, no llamaron más. Léase: la mamá de Federico corrigió el teléfono.

Los acreedores de Carlos llamaban al mediodía, las mamis del jardín a la tarde. Pero los que quieren hablar con 'El Centro' y tienen el dedo mas grande que el culo llaman a las 9 de la mañana. Esas son mis mayores rabietas. Soy un mamífero que duerme hasta las 11, 11.30 de la mañana, y esta bola de inútiles telefónicos me despierta a las 9 de la mañana porque tienen dedos torpes, carcen de neuronas, compiten en la olimpiada de la idiotez, o son simplemente boludos profesionales. Creo yo, que hay una diferencia entre marcar 89 y 98... Y lo peor que te dicen en la cara que el número lo marcaron mal y te piden disculpas con un tono entre lastimoso y vergonzoso!!! Pedir disculpas no concilia de nuevo el sueño la reputa madre!!!

Y demás yerbas... Como el 'Hooooolaaaaaaaa!!! Su número ha sido seleccionado para una adjudicación de un Volkswagen Gol!!!', 'Becas exclusivas para su grupo familiar', 'Por su buen comportamiento en el pago de la factura telefónica usted puede acceder a un celular' (que termina siendo un fósil tecnológico invendible en cualquier local de electrodomésticos), 'Esta es una encuesta televisiva' (aclaro que no tengo televisión, estoy en el reducido grupo de gente que no necesita de una caja boba para entretenerse, prefiero estar frente al 'flat bobo' y elegir lo que quiero ver), entre otras oportunidades únicas e irrepetibles que terminan llenando mi contestadora automática una y otra vez, a pesar de ser oportunidades únicas e irrepetibles.

Así que ya sabe. Examine su dedo. Y si es mas grande que su culo, evítese las molestias de discar a mi casa si no quiere que le adjudique como oportunidad única un viaje a La Concha De La Lora.



Foto ilustrativa. El viaje real puede diferir de la foto.

0 comentarios:

Publicar un comentario